Desmitificando la Hipnosis

La hipnosis es una experiencia que con mucha frecuencia se da en nuestras vidas. Es un estado de alteración de las percepciones y de la que, en distintos niveles de intensidad, acompaña constantemente nuestra relación con la realidad que nos rodea. No es un estado que alguien nos impone desde fuera, sino un efecto de nuestras características psicológicas y fisiológicas.

HipnosisSin ser consciente de ello, en la vida real pasamos con mucha frecuencia por estados de sugestión e incluso de trance real. Es decir, entramos en un estado alterado de conciencia atenta que nos hace más capaces de gestionar nuestras reacciones en la realidad que nos rodea. Como ejemplo podemos exponer los continuos viajes semi-inconscientes que podemos realizar con nuestro coche; llegamos a nuestro destino sin apenas darnos cuenta de lo que ha sucedido mientras conducíamos   por estar en un estado de trance natural, y sin embargo ante un imprevisto hemos reaccionado de manera más rápida y eficaz de lo que hubiese sido en un estado normal de vigilia.

A través de este sencillo ejemplo vemos como se entreteje la hipnosis en nuestra experiencia cotidiana, ampliando nuestras capacidades de percepción y relación frente a la propia realidad, ya sea interior o exterior.

Reconocer la hipnosis como fenómeno natural, es el primer paso para desmitificar la hipnosis de prejuicios y de supersticiones que hace que sea considerada erróneamente un instrumento de manipulación de la mente humana. Es más, si se utiliza correctamente, la hipnosis puede tener unos efectos extraordinarios para la salud y el bienestar de las personas.

la hipnosis es un instrumento formidable para mejorarse a sí mismo y las capacidades propias y, para nosotros los terapeutas, es también una de las técnicas más potentes y eficientes para ayudar a nuestro paciente a desbloquear las rígidas percepciones disfuncionales de la realidad, que lo vinculan a reacciones patológicas.

Desde el punto de vista psicoterapéutico actual, la hipnosis se funda en el concepto naturalista del estado de trance donde el paciente no asume un papel pasivo y sometido, sino que se convierte en protagonista activo del proceso inductivo en el que participa. El trance es una experiencia de relación natural y fisiológica, capaz de movilizar recursos y capacidades que parecían inaccesibles.

Rita González

Psicoterapeuta