El ciberbullying o ciberacoso

La violencia entre iguales es, por desgracia, un fenómeno en expansión. Se trata de una cuestión preocupante que ha adquirido en los últimos tiempos un nuevo perfil, EL CIBERBULLYING, como una forma de acoso por medio de las nuevas tecnologías.

La facilidad para adoptar diferentes roles imaginarios en la red, el preservar el anonimato, la gran facilidad para tener acceso a la red, la falta de percepción directa e inmediata del daño que puede causar, y la importancia que juega la Red en la vida de los menores, nos plantea un serio problema que debemos afrontar y solucionar con carácter inmediato.

Niña con movil

Los últimos estudios aportan datos preocupantes. En España, el estudio sobre Hábitos de Seguridad en el Uso de las TIC por niños y adolescentes y e-confianza de sus padres, del Observatorio de la Seguridad de la información de INTECO, elaborado a partir de encuestas a menores entre 10 y 16 años y a sus padres o tutores, muestra como un 5,9% de los chicos afirma haber sido víctima de ciberacoso, mientras que un 2,9% afirma haber actuado como acosador. Mensajería instantánea, chats, mensajes de móvil, correo electrónico y redes sociales se convierten en nuevos espacios para la burla, las exclusiones y, en no pocas ocasiones, la vulneración de principios básicos relacionados con el honor, la intimidad y la propia imagen.

Entendemos por ciberbullying o ciberacoso:

El uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil, videojuegos conectados on-line …) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. Se excluye el acoso o abuso de índole estrictamente sexual y los casos en los que intervienen personas adultas.

El ciberbullying se caracteriza por los siguientes aspectos:

  1. Que la situación de acoso se dilate en el tiempo. Quedan excluidas acciones puntuales. Sin restar importancia a estos sucesos, que pueden tener serios efectos para el afectado y constituir un grave delito, un hecho aislado no sería ciberacoso.
  2. Qué la situación de acoso no cuente con elementos de índole sexual. En caso de que la situación de acoso cuente con elementos y connotaciones de carácter sexual, la situación se considera grooming.
  3. Qué víctimas y acosadores sean de edades similares.
  4. Qué víctimas y acosadores tengan relación o contacto en el mundo físico. Es necesario que ambas partes tengan algún tipo de relación previa al inicio del acoso electrónico.
  5. Qué el medio utilizado para realizar el acoso sea tecnológico.

¿Cómo se manifiesta el ciberbullying o ciberacoso?

Las formas que adopta son muy variadas y sólo se encuentra limitadas por la pericia tecnológica y la imaginación de los/as menores acosadores/as. Veamos algunos ejemplos concretos:

  • Colgar en Internet una imagen comprometida que puede ser real o manipulada, o datos que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones.
  • Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, donde ésta comparta intimidades, realice demandas explicitas de contactos sexuales, etc.
  • Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima, de modo que las reacciones adversas vayan dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad.
  • Robar su clave de correo electrónico para leer los mensajes que le llegan a su buzón, violando su intimidad, e impedir que su legítimo propietario lo consulte.
  • Enviar mensajes amenazantes por email o SMS.
  • Perseguir y acechar a la víctima en los lugares de internet en los que se relacionada de manera habitual, provocándola estrés

La prevención de este tipo de conductas es primordial, existen distintas guías y herramientas de información en la RED.

En el siguiente enlace se ofrece un curso gratuito de capacitación de seguridad TIC para padres, madres, tutores y educadores de menores de edad. Este programa ha sido puesto en marcha por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de Red.es

http://formacion.chaval.es/punto-rojo

Mensaje

El objetivo general del programa es que los padres, madres, tutores y educadores de menores de edad conozcan e interioricen los diferentes riesgos a los que se pueden enfrentar estos menores en su uso cotidiano de las TIC. Se persigue que los mayores que se hacen cargo de menores de edad conozcan los principales riesgos a los que estos niños y adolescentes se pueden enfrentar en la red, y tengan capacidad para guiarles acerca de cómo minimizarlos y cómo reaccionar ante ellos.

Además se han creado distintas iniciativas muy interesantes sobre sensibilización y prevención del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y adolescencia. Un ejemplo es la web PantallasAmigas,  donde existen artículos, recursos didácticos audiovisuales, etc.

punto-rojo

http://www.pantallasamigas.net/

A continuación se presenta un video sobre el decálogo por la ciberconvivencia positiva y contra la violencia digital, a modo de ejemplo.

Rita González

Psicoterapeuta